¿Cepillo eléctrico o manual?

Image

Cepillar los dientes tres veces al día o después de cada alimento.

La higiene bucal no solo se trata de limpiar adecuadamente los dientes.

Se nos dice que debemos cepillar muy bien nuestros dientes y que debemos usar hilo dental. 

Pero ¿qué cepillo debemos usar?

Esta es la pregunta del millón, ya que para muchas personas el tipo o marca de cepillo no es importante. “Con que se puedan asear es suficiente”.

Pero lamentablemente esa es una idea errónea, pues al no hacer la limpieza con la herramienta adecuada, podemos pasar un mal rato.

Puesto que cada boca es diferente, no podemos usar el mismo tipo de cepillo que todo el mundo.

Por ejemplo: para una persona que tiene un  problema periodontal o que se le acaba de practicar alguna cirugía bucal; un cepillo eléctrico resultaría más perjudicial que saludable, pues al no tener un control del movimiento de la cabecilla del cepillo, se estaría lastimando más la zona afectada. Lo ideal sería que el paciente usará un cepillo manual ultra suave que le permita limpiar cuidadosamente y sin lastimar, hasta que la zona esté recuperada y su dentista le permita cambiar de cepillo.

Otro ejemplo sería, el de las personas que usan un cepillo manual y de cerdas duras.

Regularmente las personas que utilizan este tipo de cepillo, al sentir su fuerza, creen que están teniendo una buena higiene, pero contrario a lo que creen, lo único que sucede es que le están dedicando menos tiempo de lo recomendado a su cepillado, no lo están haciendo bien y además están lastimando sus encías, y dañando el esmalte. 

Hay que tener presente que si nuestras encías sangran al cepillarnos, es un indicador de que algo anda mal y hay que acudir con el dentista.

Los cepillos manuales suaves son muy buenos para limpiar, pero al tener está característica, las personas piensan qué no se están cepillando bien. Y también pasa que al pensar eso, suelen repetir el cepillado varias veces y consideran que al hacer esto se retrasan sus demás actividades.

Se recomienda que el tiempo del cepillado sea de entre 2 y 3 minutos mínimo. Y qué por la noche se dedique al menos un minuto más, ya que mientras dormimos, la cantidad de bacterias  aumenta y los gases que provocan hacen que el esmalte de nuestros dientes se empiece a desmineralizar, además de provocar mal olor.

Para acabar con los inconvenientes y recobrar la tranquilidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda usar un cepillo eléctrico, ya que gracias a su mecanismo ya no es necesario cepillar los dientes de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. Pues su movimiento permite limpiar satisfactoriamente nuestros dientes. Se ha comprado que pueden eliminar más placa dentobacteriana que un cepillo común.

Al requerir menos esfuerzo para cepillar, las personas extienden el tiempo de higiene. Los niños se ven más interesados en cepillarse, ya que resulta divertido usar el cepillo. 

Hay cepillos que tienen entre sus funciones un temporizador y así las personas se pueden cepillar tranquilamente sin ir de prisa. 

Al tener una cabeza más pequeña que los cepillos manuales, resulta más cómodo cepillar cada diente.

No olvides que en tu rutina de higiene, además de limpiar los dientes, también debes limpiar mejillas y cepillar muy bien tu lengua. Ya que de no hacerlo las bacterias seguirán propagándose y de alguna manera equivale a una limpieza nula.

Si aún no sabes que cepillo elegir, agenda una cita con nosotros.

En Bukal contamos con profesionales de la salud bucodental que te ayudarán a elegir el cepillo adecuado y que también podrán hacerte una evaluación general sobre el estado de tu boca.

Porque cuando tú sonríes, nosotros sonreímos.

 

Paola Velázquez Molinero

Asistente en salud dental.


Regresar al Blog