El color de los dientes

Image

¿En realidad los dientes deben ser tan blancos como se ve en los anuncios de la televisión?

¿Los dientes amarillentos son sinónimo de una mala higiene?

En la escuela, el trabajo, en la calle o en nuestra propia casa hemos visto una gran gama de colores en  los dientes de las personas con las que convivimos  cotidianamente.

Hemos pasado un tiempo considerable observando detenidamente nuestros dientes frente al espejo.  

Quizá también nos hemos hecho de una variedad de productos que prometen dejarnos unos dientes tan blancos y relucientes como los de Barbie y Ken.

Pero a todo esto. ¿Sabemos realmente de qué color es un diente natural?

Contrario a lo que se cree, los dientes naturales y sanos no son en realidad blancos. Recordemos qué, quien da el color al diente es la dentina. Esta generalmente es un poco amarilla, en algunas personas suele  tener un  ligero tono marrón o gris.

Lo que hace que los dientes se vean luminosos y ligeramente blancos es el esmalte, qué aunque no tiene color, el grosor de este puede determinar el tono que el diente refleja. 

La forma del diente también influye en la percepción del color. Por ejemplo si el diente tiene una superficie plana o pareja se puede notar mayor luminosidad, en cambio si es irregular con pequeñas líneas en relieve se ve más opaco.

Una persona puede tener distintos tonos de color en sus dientes aunque sean naturales y no tenga implantes o removibles.

Esto es porque el desgaste no se da de igual manera en todos los dientes.

Dependiendo del tipo de luz del lugar en el que nos encontramos, nuestros dientes se ven diferentes.

La edad influye de manera particular en el color que toman los dientes. Al pasar de los años el color se va modificando por los alimentos y bebidas que consumimos. 

El tabaco y el alcohol contribuyen a que los dientes se vean manchados, se deterioren, se presenten problemas de color, problemas de caries, sensibilidad y perdida de hueso.

El consumo de ciertos medicamentos y el padecimiento de enfermedades metabólicas también influyen en el color de los dientes. 

El  desgaste del esmalte hace que la dentina se vaya exponiendo, por lo que se acentúa el tono amarillento que la caracteriza.

Por supuesto que la técnica de higiene bucal también es determinante en el color que nuestros dientes suelen tomar.

Si no te sientes a gusto con el color de tus dientes, lo más importante es que acudas con un verdadero experto. Quien te evaluará y asesorará para que al final puedas tomar la mejor decisión respecto a qué tratamiento es el óptimo para recobrar esa luz y tranquilidad en tu sonrisa.

En Bukal ofrecemos las mejores técnicas en blanqueamiento. Nuestros expertos te brindarán toda la información pertinente y con mucho gusto atenderán tus necesidades y resolverán cualquier duda que tengas.

Porque cuando tú sonríes, nosotros sonreímos.

 

Paola Velázquez Molinero
Asistente en salud dental


Regresar al Blog