La edad no es un problema cuando se trata de tener una sonrisa increíble

Image

Nunca es tarde para recuperar la salud bucodental

 

Ya sea por el trabajo, la escuela o por el simple placer, las personas cada día buscan la perfección en la imagen que proyectan.

Esto puede hacer que las oportunidades sean mejores en diferentes ámbitos.

Y se puede llegar a pensar que solo la gente joven está interesada en tener o conseguir una sonrisa agradable.

Pero el poder tener unos dientes alineados y funcionales también es un tema de interés para las personas mayores.

Es cierto que si desde una edad temprana se tiene una buena salud bucodental, al llegar a una edad avanzada, la probabilidad de seguir conservando los dientes naturales es mayor.

Pero ya sea por edad, por alimentación o por enfermedad y consumo de algunos medicamentos, las personas pueden presentar problemas dentales.

Si una persona adulta que rebasa los cincuenta años o más tiene la inquietud de modelar su sonrisa ya sea por estética o por algún problema médico. El dentista es el mejor aliado.

Sin importar que tan mayor se sea, la visita al dentista es un gran acierto.

Ya que con el paso del tiempo, los dientes tienen un desgaste natural y eso hace que la labor de masticación no sea la adecuada.

La inflamación de encías e infecciones no tratadas como la gingivitis o periodontitis pueden hacer que se pierdan dientes.

Y para solucionar este problema la colocación de uno o varios implantes es una opción bastante funcional siempre y cuando se hayan rehabilitado y sanado las encías.

Si se rehabilita un diente dañado y desgastado y el dentista considera que se puede conservar, la colocación de carillas es un tratamiento que puede devolver la armonía a la sonrisa del paciente.

También existe la posibilidad de que se pueda usar tratamiento de ortodoncia para alinear los dientes, aunque la persona considere que ya es muy grande para usar brackets, no hay ningún impedimento para lograr su objetivo. Pues existe la ortodoncia invisible, con el uso de guardas transparentes y discretas, el paciente logrará tener unos dientes alineados, una mordida funcional y si presentaba dolor en la mandíbula, es posible que esa molestia también desaparezca.

Recordemos que conforme vamos envejeciendo, nuestro cuerpo empieza a encogerse paulatinamente, lo mismo sucede en nuestra boca.

Al reducir el espacio de ésta los dientes empiezan a amontonarse, esto se conoce como apiñamiento. Y a su vez esto hace que se presenten problemas de caries, ya que es más difícil tener una buena higiene.

De cualquier manera, si ya se tiene este y otros problemas dentales, derivados de la edad o cualquier situación, lo importante es asistir a una cita de revisión y diagnóstico.

En bukal podemos ayudar a todas las personas mayores que decidan mejorar o recobrar su salud bucodental. Tenemos un gran equipo de especialistas que darán tratamiento y seguimiento completamente personalizado para cada paciente.

Porque cuando tú sonríes, nosotros sonreímos.

 

Paola Velázquez Molinero

Asistente en salud dental.


Regresar al Blog